Simone Aliprandi - Creative Commons: guía de usuario

Creative Commons: guía de usuario
un libro de Simone Aliprandi (ver sus otros libros)
cover-cc-guia_small

Version 1.0, October 2012.
Please point out the URL
www.aliprandi.org/cc-guia-usuario
everytime you quote/mention this book.

Please report any printing/translating
error
and every kind of suggestions
at www.aliprandi.org/en/contact.


Creative Commons License
"Creative Commons: guía de usuario"
by
Simone Aliprandi is a book licensed under a
Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.

SOCIAL NETWORKING
home | leer el libro (html) | descargar PDF | copia en papel | EBOOK | social networking | versión inglés | versión italiana

TABLA DE CONTENIDOS

PREAMBULO (por Carolina Botero)

CAPITULO PRIMERO
UNA INTRODUCCIÓN AL FENÓMENO
1. Preámbulos
2. ¿Qué es Creative Commons?
3. Lo que Creative Commons no es
4. La localización localización de las licencias

CAPITULO DOS
LAS LICENCIAS
1. Principios básicos
2. Las tres formas diferentes de las licencias
3. Las características y el funcionamiento de las licencias
4. Otras herramientas especiales de Creative Commons
CAPITULO TRES
SUGERENCIAS PARA APLICAR CORRECTAMENTE LAS LICENCIAS
1. Consejos básicos para un enfoque correcto
2. Antes de licenciar
3. ¿Cómo elegir la licencia más adecuada
4. Sugerencias legales
5. Paso a paso para la elección de una licencia
6. Sugerencias técnicas

APPENDIX I
Las licencias
(Resumen fácilmente legible)


APPENDIX II
Creative Commons en América Latina: una perspectiva comparada

APPENDIX III
A CC REL guide



PREAMBULO

por Carolina Botero

Fue durante un viaje familiar a Finlandia hace muchos años que fui presentada al mundo de Creative Commons. Hacía sólo unos días Lawrence Lessig había estado en Helsinki para el lanzamiento de las licencias finlandesas y dado mi interés en el software libre y el copyleft recibí como regaló un CD con la copia de su conferencia, me dijeron que me iba a gustar e iba a querer hacer algo similar en Colombia.
Desde entonces mi relación con la idea jurídica detrás del licenciamiento libre ha crecido y florecido a través de la lectura, el autoaprendizaje y el uso intensivo de correos electrónicos, listas de discusiones, foros, redes sociales, intercambio de documentos y, por supuesto, uno que otro evento presencial en el que aparecen caras a los nombres de la Red. Y es que el descubrimiento de lo libre significó para mi modificar sustancialmente mis prácticas académicas. No sin nostalgia, dejé las bibliotecas físicas por los bits y me sumergí en una comunidad de personas generosas que han adoptado como práctica de vida el lema de compartir.
No se me ocurre otro tema en el que la literatura esté tan ampliamente disponible en Internet como éste, la información sobre el licenciamiento abierto es ampliamente accesible, desde los documentos más sencillos hasta complejos análisis filosóficos y académicos pueden encontrarse y descargarse de Internet sin complejos, sin cuestionamientos, ni ilegalidades, porque sus propios autores expresamente autorizan formas de circulación más amplia. Es apenas lógico que quienes pensamos en lo libre, en lo abierto, lo practiquemos.
El acceso a la información y la literatura sobre licenciamiento abierto tiene, sin embargo, una importante barrera: la información está disponible en su mayoría en inglés y aunque el crecimiento de las comunidades de práctica en otros países ha multiplicado la información disponible en otros idiomas, la velocidad de producción y actualización sigue siendo muy inferior en esos otros idiomas. La necesidad de materiales que expliquen el licenciamiento abierto en otros idiomas es evidente a todos los niveles, pero puede ser más sentida respecto a manuales y guías básicos que expliquen el concepto.
El crecimiento del uso de Internet actualmente está fuera del primer mundo donde ya se están alcanzando los niveles de saturación. Regiones como América Latina están superando los niveles de uso de Internet pasando de los primeros innovadores a vincular en estos últimos años masivamente a la población y, por tanto, empiezan a ser evidentes los cambios sociales que la tecnología digital facilita apareciendo nuevas necesidades. Si los usuarios crecen exponencialmente su necesidad de información aumentan en la misma medida, por tanto necesitamos material pronto y en el idioma local.
Cuando Simone Aliprandi me propuso revisar la versión española de su manual sobre Creative Commons pensé que era una buena oportunidad para devolver a la comunidad algo de lo que me ha dado y hacerlo con un manual que explica paso a paso el tema en español es contribuir a resolver una necesidad sentida hoy en la región.
El texto que Simone me confió para transmitir a los lectores del idioma español comienza con una explicación del concepto detrás de Creative Commons para luego guiar al lector a través del proyecto quizá más conocido, el del licenciamiento. El manual ofrece un acompañamiento para el procedimiento de adopción de una licencia que incluye consejos sobre los puntos a considerar y ejemplos, de modo que las decisiones sean informadas, conscientes.
Y es que el discurso monotemático de las últimas décadas en la propiedad intelectual en que se ha buscado casi exclusivamente el fortalecimiento de los derechos de los titulares a costa del interés público y del público, ha significado que la práctica social de compartir y reutilizar los elementos de nuestra cultura deba someterse a complejos procedimientos jurídicos. Si no asociamos una licencia libre a un contenido, el modelo “todos los derechos reservados” se aplica por disposición legal, de esta forma usos normales del entorno digital quedan prohibidos y sometidos a la “tolerancia” de los titulares de los contenidos. Las licencias libres o abiertas buscan facilitar las autorizaciones que los titulares dan para cambiar el modelo por “algunos derechos reservados” y crear así entornos jurídicamente seguros para compartir material.
Es cierto, difícilmente la sóla prohibición legal modifica una práctica social, sin embargo cuando el uso está asociado con entornos institucionales, por ejemplo, sí es necesario tener la seguridad jurídica para desarrollarse e innovar en sus usos. Así, la educación virtual, que rompe fronteras físicas; los repositorios institucionales, que buscan difundir la producción científica local para modificar los índices de desarrollo; la posibilidad de exigir al Estado información y datos públicos, para reusarlos en el ejercicio ciudadano o en la innovación empresarial; o la exploración de nuevos modelos de negocios, que utilicen la viralidad de Internet como un aliado y no como un enemigo; son ejemplos de nuevos usos y nuevas necesidades que obligan a las personas a explorar opciones y a buscar nuevas respuestas a viejos problemas.
El manual que tiene en sus manos es un primer paso para acercarse a Creative Commons como un mecanismo alternativo de uso del derecho de autor, bien sea porque como persona quiere hacer conincidir su práctica con el uso legal o bien porque quiere la tranquilidad jurídica para su proyecto. Contemplar esta idea como opción nos premite celebrar la tecnología con generosidad para compartir algo de lo que tenemos.




CAPITULO PRIMERO
UNA INTRODUCCIÓN AL FENÓMENO



1. Preámbulos
A finales de los años noventa el mundo de la producción artístico-cultural (desde la edición impresa, pasando por la música, el cine, hasta la multimedia) se dio cuenta de que había llegado a familiarizarse con el fenómeno social y económico más innovador desde la época de la revolución industrial: la llegada de tecnolgías digitales de masa y de las redes de comunicación global.
Hasta ese período, el modelo de derechos de autor (nacido en Inglaterra en el siglo XVIII durante la revolución industrial, se difundió en los siguientes dos siglos en la mayoría de los países industrializados) habia resistido a todas las anteriores olas de innovación tecnológica; sin embargo, el impacto de este último fenómeno resultó ser más desestabilizador. La gente empezó a dejar de considerar las obras de creación (que son el verdadero objeto de la protección de los derechos de autor) como un objeto completo que forma parte del soporte físico en que se entrega. Una novela, para ser leída, no necesita ser impresa en papel en forma de libro, ya que puede ser difundida de muchas maneras y a través de varios canales, gracias a la tecnología digital y a las comunicaciones, del mismo modo que una pista de música tampoco necesita ser impresa en un disco de vinilo o en un disco óptico, ni una película necesita un cassette VHS o DVD.
En el mismo período, en paralelo con la proliferación masiva de las tecnologías digitales y de comunicación, apareció también otro fenómeno cultural y social, uno de los más interesantes de las últimas décadas, nos referimos al software libre y de código abierto (también conocido con la sigla FLOSS1) que significó el arrivo paralelo del modelo copyleft. Fue en el área de tecnología de la información (desde mediados de los años 80) que el modelo de copyright tradicional, basado en el concepto “todos los derechos reservados”, empezó a ser realmente objeto de discusión. Como resultado de este debate surgió un modelo alternativo de gestión de los derechos de autor que se implementa a través de la aplicación de licencias innovadoras.
Este nuevo modelo había conseguido un cierto nivel de madurez en el área de tecnología de la información, y había visto algunas interesantes experiencias en otras áreas de la producción creativa. De hecho, entre finales de los años 90 y principios del nuevo milenio, muchos proyectos experimentales propusieron licencias proyectadas para el texto, la música y en general las obras de arte. Fue en esta nueva ola de experimentación que el plan para el proyecto Creative Commons se elaboró: un proyecto que desde el principio demostró ser algo más estructurado y con visión de futuro, comparado con otros proyectos aparecidoshasta entonces.




2. ¿Qué es Creative Commons?
Cuando hablamos en términos genéricos de “Creative Commons”, nos referimos al mismo tiempo a un proyecto popular y a al caracter sin fines de lucro que está detrás de él.

2.1. El proyecto Creative Commons
El proyecto, nacido de la iniciativa de los académicos de ciencia jurídica e informática en Cambridge, Massachusetts, resulta muy articulado: está presente en más de cincuenta países de todo el mundo y tiene el apoyo de eminentes intelectuales de diferentes ámbitos. Bajo su control hay otras sub-proyectos temáticos que son realmente importantes si se considera su visión de la cultura a futuro.
El objetivo principal de este proyecto es, por tanto, promover un debate global sobre los nuevos paradigmas de gestión de derechos de autor y difundir herramientas jurídicas y tecnológicas (como las licencias y todos los servicios relacionados), que permitan un modelo de distribución de productos culturales asociado con la idea de “algunos derechos reservados”.

2.2. La Fundación Creative Commons
En principio, los promotores y los partidarios del proyecto organizaron un ente sin ánimo de lucro que pudiera hacer seguimiento de las actividades de difusión relacionadas con el proyecto y pudiera también recibir fondos.
Desde el punto de vista legal, la Fundación Creative Commons es una organización 501(c)2 exenta de impuestos de sociedades de beneficencia con sede en San Francisco. En la actualidad no tiene filiales. Creative Commons alcanza acuerdos comunes con entidades preexistentes, como universidades y centros de investigación que se llaman “instituciones afiliadas”, que se encargan de adelantar las actividades locales, nacionales y regionales de Creative Commons, como educación, eventos,localización de las licencias, promoción de la adopción de las herramientas de Creative Commons, y la traducción.

2.3. El espíritu del proyecto
En http://wiki.creativecommons.org/History hay una breve introducción sobre el proyecto Creative Commons y sus propósitos: a continuación sigue el texto completo.
«Con demasiada frecuencia, el debate sobre el control creativo tiende a los extremos. En uno de los polos es una visión de control total - un mundo en el que se regulan todos los usos posibles de una obra y en el que “todos los derechos reservados” (y aún más) es la norma. En el otro extremo es una visión de la anarquía - un mundo en el que los creadores pueden disfrutar de una amplia gama de la libertad, pero se quedan vulnerables a la explotación. Equilibrio, compromiso y moderación – que fueron una vez fuerzas impulsoras de un sistema de derechos de autor que daba valor por igual a la innovación y a la protección - se han convertido en especies en peligro de extinción.
Creative Commons está trabajando para revivirlos. Usamos derechos privados para crear bienes públicos: son trabajos creativos liberados para ciertos usos. Al igual que el software libre y los movimientos de código abierto, nuestros objetivos son de cooperación y de comunidad de mente, pero nuestros medios son voluntarios y libertarios. Trabajamos para ofrecer a los creadores lo mejor de ambos mundos, formas de proteger sus obras y al mismo tiempo estimular el uso de algunas de ellas - para que declaren “algunos derechos reservados”»
Esta misión está bien descrita en un cuadro donde Creative Commons simbólicamente representa la medianía entre las sombras “todos los derechos reservados” del modelo (característica de la idea clásica de los derechos de autor) y el “ningún derecho reservado” (característica de una idea de dominio público o de una especie de concepto de sin-copyright).

c_cc_pd


2.4. Curiosidad: el origen del nombre “Creative Commons”.
El economista Garret Hardin publicó un interesante artículo en 1968 titulado “La tragedia de los comunes”. En este artículo muestra su fuerte interpretación de uno de los más discutidos dilemas económico-sociales.
En pocas palabras, según Hardin, los bienes comunes, es decir, aquellos bienes que son propiedad de nadie, pero pueden ser aprovechados por todos, siempre están destinados a un final triste. Se utiliza la metáfora de los pastores que comparten una parcela común de la tierra: «imagínese un pastizal cuyo uso es compartido entre un número cualquiera de individuos. Cada uno de esos pastores tiene un número dado de animales en ese pastizal. Los pastores observan que a pesar de ese uso, queda suficiente pasto no consumido como para pensar que se podría alimentar todavía más animales. Consecuentemente, uno tras otro lo hacen.
Pero en algún punto de ese proceso de expansión de la explotación del pastizal, la capacidad de éste para proveer suficiente alimento para los animales es sobrepasada, lo que lleva a que todos los animales perezcan debido al agotamiento o sobreexplotación del recurso.»3.
Los teóricos de Creative Commons, y en primer lugar Lawrence Lessig, sostienen en cambio que en el caso de bienes como los productos creativos e intelectuales, este problema no existe porque cada creación aumenta su valor social en cuanto sean más las personas que pueden beneficiarse con ella. Además, esos bienes no son susceptibles de deterioro, ni de escasez natural, porque la creatividad humana no tiene límites. Por lo tanto, válidamente se puede hablar de una “comedia de los bienes comunes”, donde los productos en cuestión son precisamente los “bienes comunes creativos”: Creative Commons



3. Lo que Creative Commons no es
Hay muchos malentendidos sobre el papel y la función de Creative Commons. Por lo tanto, es necesario desenmascarar a la vez los más difundidos y peligrosos.

3.1. No es un organismo público con funciones institucionales
La Fundación Creative Commons no tiene ningún papel institucional en todos los países donde el proyecto relacionado está activo. Esto no quiere decir que algunos exponentes de la comunidad de cooperantes (y en todo caso, también algunos miembros de la junta) no han tenido la ocasión de ponerse en contacto con las instituciones públicas de algunos países con el fin de informar ampliamente sobre las nuevas áreas problemáticas de la teoría de los derechos de autor. Sin embargo, esto es sólo en una perspectiva de debate cultural y científico, no tiene una connotación política.

3.2. No es una sociedad de gestión colectiva como SGAE, SAYCO, ASCAP, ERP y similare
Uno de los malentendidos más difundido y también más engañoso consiste en confundir Creative Commons con una versión alternativa de una sociedad de gestión colectiva, como las que están presentes en todos los países pero, lo cierto es que no tienen exactamente la misma función.
Una sociedad de gestión colectiva de derechos de autor es según la Wikipedia un órgano creado por acuerdos privados o por la ley de derechos de autor, que recoge los pagos de regalías de varios individuos y grupos para los titulares de derechos de autor. Estas sociedades pueden tener la autoridad de licenciar obras y de cobrar derechos de autor como parte de un régimen legal o mediante la celebración de un acuerdo con el titular del copyright para representar sus intereses cuando se trate de licenciados y licenciatarios potenciales.
Creative Commons no tiene una relación contractual con los titulares de derechos de autor y no tiene una representación o papel con respecto a la aplicación de los derechos de autor.

3.3. No es un servicio de asesoramiento jurídico
Ni la Fundación Creative Commons ni las comunidades y grupos de trabajo realcionados con ella proporcionan asesoría legal o un servicio de asistencia jurídica. Además Creative Commons - como ya mencioné- no tiene ningún papel de intermediación, por lo que no tiene responsabilidad por los efectos derivados de la utilización de las licencias.
Para despejar cualquier tipo de ambigüedad, este efecto se especifica mediante una exposición de motivos explícitos incluidos en el comienzo de cada licencia4: «Creative Commons Corporation no es un despacho de abogados y no proporciona sevicios jurídicos. La distribución de esta licencia no crea una relación abogado-cliente. Creative Commons proporciona esta información tal cual (on an “as-is” basis). Creative Commons no ofrece garantía alguna respecto de la información proporcionada, ni asume responsabilidad alguna por daños producidos a consecuencia de su uso.»



4. La localización de las licencia
Como ya hemos sugerido, el proyecto Creative Commons se organiza como:
- un ente de carácter asociativo y centralizado, que es el propietario oficial de los derechos de marca, del nombre de dominio “www.creativecommons.org” (y de los nombres relacionados con el dominio), y de los derechos de autor sobre el material oficial publicado en las páginas web;
- una red de instituciones afiliadas que actúan como puntos de referencia para los diferentes proyectos nacionales de Creative Commons en todo el mundo. Este composición “jerárquica” (que desde el punto de vista de algunas personas puede parecer que no es muy adecuado a la naturaleza espontánea/colectiva de la cultura libre o de contenido libre) permite comprobar la transferencia correcta de las licencias y realizar actividades de información y sensibilización de manera eficaz y coordinada.
Todos los proyectos nacionales de Creative Commons se organizan en dos divisiones: una dedicada a los aspectos legales, tales como la traducción, adaptación y explicación de las licencias, y el otro dedicado a los aspectos de tecnología de la información, tales como la implementación de soluciones tecnológicas que explotan el recurso de Creative Commons. Se puede prever una tercera división (transversal a dos otras), destinada a la sensibilización y promoción de la filosofía de Creative Commons, que organiza eventos públicos, gestiona listas de correo y foros web, crea material informativo.
La idea de “localizar las licencias” implica no sólo una traducción de las licencias a varios idiomas, sino también una adaptación afirmativa de todos los términos de los diferentes sistemas jurídicos. Los otros tipos de licencias de contenido abierto, a pesar de que se difunden en diferentes idiomas del original, incluyen una cláusula que, en el caso de interpretaciones poco claras, el operador implicado (un juez, un abogado ...) tiene que referirse al texto en el idioma original, que es el único con carácter oficial. Otros tipos de licencias, en cambio, no se preocupen tanto por el aspecto de la interpretación como para la identificación de la ley que rige , indicando expresamente que la “licencia XY” se rige por la ley japonesa (o mexicana, o colombiana, etc).
Creative Commons ha tratado de obviar estos problemas mediante la implementación de una importante actividad de “localización” de las licencias, que se transfiere a las diferentes instituciones afiliadas y está supervisada por el organismo central en los EE.UU. De esta manera, las licencias de italianos, colombianos y japoneses no son meras traducciones de las licencias de Estados Unidos, sino licencias independientes, de conformidad con el ordenamiento jurídico de cada país.




CAPITULO DOS
LAS LICENCIAS



1. Principios básicos
En primer lugar, para evitar caer en los errores más comunes acerca de las licencias Creative Commons, tenemos que establecer los principios que son válidos para todas las licencias de contenido abierto.

1.1. Una definición de “licencia de derechos de autor”
Una licencia de derecho de autor es un instrumento jurídico con el que el titular de los derechos de autor regla el uso y la distribución de su trabajo. Por lo tanto, se trata de una herramienta de derecho civil que (basado en los derechos de autor) ayuda los usuarios a aclarar lo que se puede o no se puede hacer con el trabajo. La palabra “licencia" viene del verbo latino “licere" y representa genéricamente el permiso; de hecho, su función principal es autorizar los usos de la obra.

1.2. La licencia y la restricción de la obra
Al aclarar el concepto de licencia se puede entender como uno de los principales malentendidos acerca de las licencias de contenido abierto no tiene fundamento: es decir, aquella según la cual la licencia puede ser una forma de restringir el uso de una obra protegida. De hecho, no es licencia por sí misma la que restringe la obra; el modelo legal de derecho de autor es el que por omisión restringe el uso de las obras creativas, mientras que una licencia de contenido abierto se mueve exactamente en la dirección opuesta. En efecto, uno de los principales objetivos de una licencia de contenido abierto es autorizar algunos usos que tradicionalmente no se permiten en el modelo de derecho de autor tradicional (es decir, el modelo “todos los derechos reservados”).

1.3. La licencia y la adquisición de derechos de autor
Por el mismo principio, la aplicación de una licencia no tiene nada que ver con la adquisición de derechos de autor sobre la obra creativa y menos aún con la prueba o la protección de la autoría. La aplicación de una licencia en una obra creativa se refiere a una fase posterior a la adquisición de derechos de autor y a la obtención de una prueba de autoría. Por lo tanto, primero el autor consigue los derechos de autor sobre su obra (ocurre en forma automática al momento de la creación) y luego decide regular sus derechos mediante la aplicación de una licencia sobre la obra.

1.4. El licenciante y el licenciatario
Comencemos con el presupuesto de que el único sujeto que tiene el título de aplicar legítimamente una licencia para una obra de creación es el titular de todos sus derechos. El sujeto suele ser el autor de la obra, pero puede transferir todos sus derechos por un contrato a otro sujeto (por ejemplo, un editor, una agencia, una compañía de producción...); en este caso también perdería la posibilidad de elegir el tipo de licencia que se aplica a su trabajo. Con el fin de evitar malos entendidos (y ya que no es tan importante para nuestro análisis de qué tipo de sujetos hacen de esta elección), siempre vamos a hablar de “licenciante” para referirnos genéricamente al titular de derechos de autor que decide aplicar una licencia a su obra.
Una licencia de contenido abierto produce efectos en una variedad de sujetos indeterminados. Estos sujetos pueden ser simples usuarios finales de la obra (lectores, oyentes, espectadores...); pero en algunos casos (las licencias que permiten la modificación y re-publicación de la obra) también pueden ser sujetos activos en los virtuosos mecanismo del fenómeno de contenido abierto.
Por lo tanto, también en este caso vamos a utilizar un término global que puede indicar cada beneficiario potencial de la licencia: que es el “titular”. Vamos a utilizar la expresión “obra licenciada” para representar la obra a la que ha sido aplicada la licencia.


1.5. Escribir una licencia
Dado que este es un tema de derecho civil (más precisamente la ley contractual), no hay procedimientos específicos a seguir o formalidades a respetar. Así, cada autor (o propietario de los derechos de otro tipo) es libre de escribir su licencia personal y aplicarla a su obra. Sin embargo, como todo instrumento jurídico, con el fin de aprovechar todas las herramientas y las protecciones previstas por la ley, es necesario tener en cuenta los tecnicismos de la ley civil. De hecho, una licencia de derechos de autor es un documento legal que requiere una preparación y experiencia.
En otras palabras, el problema concreto es que una licencia mal escrita, sin la los términos apropiados o sin cláusulas importantes, probablemente no cumple su función, o incluso podría tener un efecto boomerang en el licenciant

1.6. El sentido de las licencias estandarizadas
Si se excluye rigurosamente el “hágalo usted mismo”, hay dos maneras posibles: o bien el licenciante puede consultar a un abogado para redactar una licencia (pero esto también podría ser caro), o puede confiar en las licencias estandarizadas que son liberadas por proyectos específicos y organizaciones sin ánimo de lucro, tales como las que provee Creative Commons, Free Software Foundation o The Apache Software Foundation.
Un aspecto esencial debe ser claro: estas organizaciones no se convierten de ninguna manera en partes del caso, por lo tanto no son responsables de cada aplicación de las licencias, ni tampoco se ocupan directamente de asesoramiento jurídico en relación con el uso de sus licencias. Estos órganos sólo actúan como compiladores y promotores de las licencias; es posible interactuar con el personal de estos proyectos, enviar comentarios, indicar casos de estudio, empezar debates públicos, pero no se puede pensar que tendrían que estar involucrados en todos los casos. Cada titular de derechos de autor que decide aplicar una licencia estándar para su trabajo debe asumir responsabilidad por ella, por lo tanto es importante estar bien informado.



2. Las tres formas diferentes de las licencias
En esta sección vamos a mostrar por qué las licencias Creative Commons es están en un nivel por encima de las licencias de contenido abierto.
El descubrimiento inteligente de los promotores del proyecto fue, de hecho, “confeccionar" cada licencia en tres representaciones que se diferencian por la forma, pero están unidas por la esencia.


2.1. El código legal
La licencia propiamente dicha (es decir, la representación que deberá ser jurídicamente relevante) es el llamado “código legal”, compuesto por varios preámbulos y ocho artículos, donde se regula la distribución de la obra licenciada.
Muchas personas se dieron cuenta que el usuario promedio de la licencia no está inducido a leer y comprender un documento así: a veces lo pasa por alto intencionalmente, a veces no tiene la preparación adecuada para abordarlo. Por lo tanto, el riesgo es que las licencias se utilicen erróneamente con poco conocimiento, que la información falsa sobre su uso se difunda fácilmente, o que una especie de desconfianza prevalezca y los autores y editores se mantengan lejos de estas herramientas.


2.2. Resumen fácilmente legible
Por lo tanto, Creative Commos pensó en diseñar unas explicaciónes breves de cada licencia que están escritas en un lenguaje claro y estructuradas con gráficos simples y esquemáticos: esta segunda “forma” de las licencias se llama “Commons deed”, que podríamos traducir como “resumen fácilmente legible”.
Sin embargo, es importante recordar que «este resumen no es una licencia. Es simplemente una referencia práctica para entender el Código Legal (la licencia completa) — es una redacción legible para humanos de algunos de los términos claves de la licencia. Deberá tomarse como una interfaz amigable del Código Legal que lo explica. Ese resumen por sí mismo no tiene valor legal, y su contenido no aparece en la licencia propiamente dicha.»
Por lo tanto, el resumen fácilmente legible en pocas líneas condensa el sentido de la licencia y establece un vínculo con el ordenamiento jurídico, junto con las traducciones disponibles de las licencias.


2.3. El código digital
Finalmente, la tercera “forma” de las licencias se llama “código digital”, o sea los metadatos - datos de los datos - una descripción de la licencia que pueda ser entendida por los programas de computador, como los motores de búsqueda.
De este modo, los desarrolladores de Creative Commons diseñaron un sistema de metadatos llamado CCREL (“Creative Commons Rights Expression Language”) con el que es posible anotar las obras con licencia, facilitando la funcionalidad como copiar/pegar HTML para el uso de una obra con una licencia en que el licenciante ha especificado la atribución y el correcto aviso de licencia, y la posibilidad de búsqueda consciente por licencia.

interational
(Esta imagen es tomada de www.creativecommons.org)



3. Las características y el funcionamiento de las licencias
Como ya hemos explicado, las licencias Creative Commons se inspiran en un modelo “algunos derechos reservados”: lo que significa que el titular de los derechos de autor, aplicando una licencia Creative Commons, decide quedarse sólo con algunos derechos de todos los que le confiere la ley.

3.1. Las características comunes de todas las licencias Creative Commons
Todas las licencias Creative Commons tienen muchas características en común.

i) Desde el punto de vista del licenciante
Cada licencia le ayudará a:

• conservar sus derechos de autor;
anunciar que las excepciones y limitaciones o “fair use”, el principio de agotamiento del derecho y la libertad de expresión que corresponden a otras personas sobre esa obra no se ven afectados por los términos de la licencia.
Cada licencia exige que los licenciatarios:
• Obtengan permiso del licenciante para realizar los usos que éste elija limitar (por ejemplo, hacer un uso comercial, crear una obra derivada);
• Mantener los avisos de copyright intactos en todas las copias de la obra;
• Vincular la licencia elegida por el licenciante a las copias de la obra;
• No alterar los términos de la licencia;
• No utilizar la tecnología para restringir los usos legales de otros licenciatarios;
siempre que respeten las condiciones del licenciante las licencias permiten a los licenciatarios:
• copiar el trabajo;
• distribuirlo;
• mostrarlo o ejecutarlo públicamente;
• hacer presentaciones públicas digitales (por ejemplo, de difusión por Internet);
• cambiar el trabajo en otro formato, como una copia literal.

ii) Desde el punto de vista del licenciatario
Cuando usa cualquier material CC, siempre deberá:
• atribuir el creador de la obra;
obtener el permiso del creador para hacer algo que va más allá de los términos de la licencia (por ejemplo, hacer un uso comercial de la obra o crear una obra derivada cuando la licencia elegida por el licencianto no lo permite)
• mantener intacto todo tipo de aviso de copyright junto al trabajo en todos los ejemplares de la obra;
• citar la licencia CC y proporcionar un enlace a ella desde cualquier copia de la obra; y
• cuando se realizan cambios en el trabajo, reconocer el trabajo original, e indicar que ha sido objeto de cambios (por ejemplo, diciendo “Esto es una traducción al francés de la obra original, X”).
Además, al utilizar cualquier material CC, el licenciatario no debe:
• modificar los términos de la licencia;
• utilizar la obra en cualquier forma que sea perjudicial para la reputación del creador de la obra;
• Dar a entender que el creador apoya o patrocina al licenciante o a su obra, o
• añadir cualquier tecnología (como la gestión de derechos digitales o DRM por su siglas en inglés) a las obras de forma tal que restrinjan el uso de la obra por otras personas bajo los términos de la licencia.

3.2. Estructura y cláusulas básicas de las licencias Creative Commons
Las licencias Creative Commons están perfectamente estructuradas en dos partes: la primera indica las “libertades” que el autor quiere permitir sobre su obra, la segunda parte explica las condiciones en que se permite que sea utilizada.
En cuanto a la primera parte (las “libertades” que el licenciante concede a los titulares de licencias), podemos decir que todas las licencias permiten la copia y la distribución de la obra, con las siguientes palabras e imágenes:

share_small «Usted es libre de Compartir - copiar, distribuir, ejecutar y comunicar públicamente la obra»

Por otro lado, sólo algunas de las licencias (no todas) permitirán también a los licenciatarios modificar la obra, especificando esto con la siguiente frase simple y visual:

remix «Usted es libre de remezclar- hacer obras derivadas»

En cuanto a la segunda parte (las condiciones requeridas por el licenciante para el uso de su obra), podemos decir que las licencias Creative Commons están articuladas en cuatro cláusulas básicas que el licenciante puede elegir y combinar a sus necesidades.

by_smallAtribución - «Debe reconocer los créditos de la obra de la manera especificada por el autor o el licenciante (pero no de una manera que sugiera que tiene su apoyo o que éste apoya el uso que hace de su obra).»

Esta cláusula es una característica de todas las licencias y a diferencia de las demás es obligatoria, no está en manos del licenciante elegirla o no. En ella se afirma que cada vez que se usa el trabajo se debe indicar claramente quién es el autor.

nc_smallNo comercial - «No puede utilizar esta obra para fines comerciales..»

Esto significa que si distribuimos copias de la obra, no podemos hacerlo de ninguna manera, que sea principalmente destinada o directamente dirigida a conseguir un provecho comercial o unacompensación monetaria privada. Para hacer eso, tenemos que pedir al licenciatario un permiso específico.

nd_smallSin obras derivadas - «No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.»

Si queremos modificar, corregir, traducir o mezclar la obra, tenemos que pedir al licenciante un permiso específico.

sa_small Compartir bajo la Misma Licencia - «Si altera o transforma esta obra, o genera una obra derivada, sólo puede distribuir la obra generada bajo una licencia idéntica a ésta.»

Esta cláusula (como en el modelo de Software Libre) garantiza que la “libertad"” concedida por el autor se conserva en las obras derivadas (y en los derivados de los derivados, con un efecto persistente).

3.3. Las licencias establecidas
De la combinación de estas cuatro cláusulas básicas tenemos las seis licencias Creative Commons, que adoptan su nombre haciendo referencia a las cláusulas indicadas en el párrafo anterior.
Ellas son (de las más permisivas con a las más restrictivas):


Atribución > attribution

Atribución - Compartir bajo la Misma Licencia > attribution - share alike

Atribución - Sin obras derivadas > attribution - no derivs

Atribución - No Comercial > attribution - non commercial

Atribución - No Comercial Compartir bajo la Misma Licencia > attribution - non commercial - share alike

Atribución - No Comercial Sin obras derivadas > Attribution - Non commercial - No derivatives works


Hay dos puntos esenciales en esta lista:
- La cláusula “atribución"” está presente en todas las licencias;
-
La cláusula “Sin obras derivadas"” y la cláusula “Compartir Igual” son incompatibles entre ellas (de hecho, la primera niega la modificación de la obra, mientras que la segunda implícitamente da permiso para modificar la obra).
En el sitio web oficial de Creative Commons Colombia9 hay una explicación más detallada acerca de cada licencia:

Atribución
El material creado por usted puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. Atribución - Compartir bajo la Misma Licencia El material creado por usted puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. Las obras derivadas tienen que estar bajo los mismos términos de licencia que el trabajo original.

Atribución - Sin obras derivadas
El material creado por usted puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. No se pueden realizar obras derivadas.

Atribución - No Comercial
El material creado por usted puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. No se puede obtener ningún beneficio comercial.

Atribución - No Comercial - Compartir bajo la Misma Licencia
El material creado por usted puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. No se puede obtener ningún beneficio comercial y las obras derivadas tienen que estar bajo los mismos términos de licencia que el trabajo original.

Atribución - No Comercial - Sin obras derivadas
El material creado por usted puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. No se puede obtener ningún beneficio comercial. No se pueden realizar obras derivadas.

3.4. La actualización de las licencias
Como ha ocurrido en la mayoría de las organizaciones que emiten licencias estandarizadas, el texto de las licencias Creative Commons se somete a cambios irregulares debidos a la necesidad de mejorar, precisar, completar o eliminar algunas de las cláusulas. Esto puede depender de varios factores, tales como la evolución del mercado y la innovación tecnológica que aportan nuevos temas que deben ser considerados dentro del texto de las licencias.
A la fecha de la escritura de este libro las licencias Creative Commons se encuentran en la versión 3.0.



4. Otras herramientas especiales de Creative Commons
A finales de 2007, Creative Commons lanzó dos nuevos e interesantes proyectos que tienen como objetivo enriquecer la oferta de servicios, además del de las licencias simples. Nos estamos refiriendo a dos herramientas que juegan papeles diferentes, gracias a que los licenciatarios pueden comunicar informaciónes adicionales, además de la información que ya está prevista por el proceso de licenciamiento.

4.1. CC plus
Como está escrito en la página web de Creative Commons, CC Plus es «un protocolo que permite de manera sencilla a los usuarios obtener los derechos más allá de los derechos conferidos por una licencia CC».
CC Plus es un único aviso o etiqueta, que indica que otros permisos más allá de los ya previstos por la licencia pueden estar disponible.
«Por ejemplo, una obra licenciada con una específica licencia de Creative Commons puede no ofrecer los derechos comerciales. Con CC Plus la licencia también puede proporcionar un enlace por el cual un usuario puede obtener derechos más allá de los usos no comerciales - muchos de los más obvios usos comerciales, pero también autorizaciones adicionales , tales como garantía, permiso para usar sin atribución, o incluso el autorizaciones de comunicación pública o medios físicos.»12
Para entender mejor, vamos a reflexionar sobre uno de los casos más típicos: el caso de un sello discográfico independiente que publica canciones en su página web con una licencia que incluye el elemento “no comercial”. Es decir, las canciones licenciadas de esta manera pueden ser libremente descargadas y utilizadas con fines no comerciales. De todos modos, para aquellos que quieren tener autorización también para usos comerciales, el sello decide ofrecer condiciones especiales (por ejemplo, el pago de una tasa o la aplicación de un mensaje publicitario), por lo que confía a su oficina legal la redacción de una licencia separada en la que se encuentran las cláusulas que los licenciatarios deberán respetar para hacer uso comercial de las canciones.
El texto de esa otra licencia puede ser publicada en una página especial del sitio web del sello, pero para que conste en el resumen fácilmente legible de Creative Commons, la CC Plus entra en juego.
Cuando esto sucede bajo la clásica advertencia de que la obra se encuentra asociadad a una licencia Creative Commons se encontrará también la siguiente frase: “Los permisos más allá del alcance de esta licencia pueden estar disponibles en ...”; y aquí vamos a añadir la dirección web donde se encuentra la licencia complementaria.
El mismo tipo de argumento es válido para las licencias que contengan cualquiera de las cláusulas “atribución”, “no obras derivadas”, o “compartir igual”, y en las que el licenciante quiere ofrecer condiciones diferentes para permitir el uso de la obra sin dar crédito (en las jurisidicciones en que esto es posible) o autorizar modificaciones fuera de los términos de licencia CC que ofrece.

Aquí está una hipotética utilización de CC Plus:

cc-plus

Más detalles acerca de esta herramienta están disponibles en http://wiki.creativecommons.org/CCPlus.

4.2. CC0 (CC Zero)
CC0 es otro proyecto interesante de Creative Coommons: es una herramienta que permite a los creadores poner sus obras en el dominio público a través de una renuncia a todo derecho de autor en la medida permitida por la ley.
CC0 permite a los científicos, educadores, artistas y demás creadores y propietarios de contenidos sujetos a copyright renunciar a los derechos de autor sobre sus obras y por lo tanto ponerlas lo más completas que puedan en el dominio público, para que los demás puedan construir libremente, mejorar y volver a utilizar la obra con cualquier propósito y sin restricciones de derechos de autor.
En contraste con las licencias CC que permiten a los titulares de derechos de autor elegir entre una amplia gama de permisos sin perder sus derechos de autor, CC0 faculta otra opción bien distinta, la opción de optar por salirse completamente del modelo de protección del derecho de autor y de sus derechos exclusivos otorgados por ley automáticamente a los creadores - la del “ningún derecho reservado” alternativo a las licencias.
En efecto, sabemos que los derechos de autor y otras leyes en todo el mundo extienden automáticamente la protección de los derechos de autor a las obras de la autoría y bases de datos, sea que el autor o creador quiere estos derechos o no. CC0 da a las personas que quieren renunciar a esos derechos una manera de hacerlo, en la máxima medida permitida por la ley. Una vez el creador o titular de una obra aplica CC0 a un trabajo, el trabajo ya no es suyo en ningún sentido legal significativo. Cualquiera puede utilizar la obra en cualquier forma y para cualquier fin, incluso con fines comerciales, sin perjuicio de los derechos que los demás pueden tener en el trabajo o cómo la obra se utiliza. Piense en CC0 como la opción “ningún derecho reservado”.
Y ¿cómo funciona? Una persona que usa CC0 (llamado el “affirmer”, que podemos traducir como “suscriptor”, es decir el que renuncia o suscribe, en el código legal) renuncia a todos sus derechos de autor, junto con los derechos afines y conexos sobre una obra, en la máxima medida permitida por la ley. Si la renuncia no es efectiva por cualquier motivo14, entonces CC0 actúa como una licencia del “suscriptor” que concede al público la garantía de una licencia libre de derechos, incondicional, irrevocable y no exclusiva para utilizar la obra para cualquier propósito.
En esencia, se trata de un procedimiento gracias al cual el autor certifica públicamente que quiere renunciar total e irrevocablemente a ejercer sus derechos, por lo que la obra puede ser considerada de inmediato en una condición de dominio público. Esta licencia puede implementarse ayudando al autor a “firmar” (aunque sea virtualmente) la declaración de propósitos y manteniendo una evidencia pública de la misma. Aquí está la captura de pantalla del procedimiento CC0
.

cczero



CAPITULO TRES
SUGERENCIAS PARA APLICAR CORRECTAMENTE LAS LICENCIAS



1. Consejos básicos para un enfoque correcto

Como hemos visto, la aplicación de licencias a las propias obras lleva a una especie de auto-gestión de los propios derechos, que va más allá de la red tradicional de intermediarios que participan en la gestión de derechos de autor. Esta es una práctica relativamente nueva y está únicamente ligada a la evolución del mundo de la comunicación gracias a las tecnologías digitales y de las comunicaciones.
En esencia, cada autor tiene que evaluar y tomar decisiones, que en el sistema tradicional siempre habian sido una prerrogativa de los operadores especializados que tenían la experiencia necesaria y la práctica. El riesgo de que esta importante fase fuera adelantada con imprudencia e imprecisión es muy elevado, y esto - como ya hemos mencionado - podría convertirse en un enorme boomerang que dañara también al autor / al propio licenciante.
Es por eso que - a pesar de la actitud de desintermediación que es innata en las licencias de contenido abierto - es siempre una buena idea consultar con un profesional que pueda por lo menos aclarar las principales dudas.
Sin embargo, la mayoría de las operaciones de concesión de estas licencias es generalmente administrada por el propio licenciante. Por lo tanto, antes de liberar la obra con la licencia elegida, es importante que el licenciante tenga una visión global de todas las herramientas disponibles, tales como los sitios web oficiales de los diversos proyectos que promueven las licencias, las publicaciones dedicadas a estos temas, los foros y listas de correo especializados. El licenciante también tendría que asistir a los eventos especializados organizados en este campo.
Por otro lado, también es importante saber cómo seleccionar la información que se encuentra en los canales menos oficiales, para evitar ser víctima de la desinformación. Por lo tanto, es esencial reunir una cierta información, a fin de no arriesgarse a experimentar situaciones desagradables y luego tener que reparar el daño demasiado tarde con la ayuda de profesionales especializados.



2. Antes de licenciar
La siguiente lista presenta algunas cosas básicas que usted debe pensar antes de adoptar una licencia de Creative Commons para su trabajo.

2.1. Asegúrese de que su trabajo se enmarca dentro de la licencia Creative Commons
Las licencias Creative Commons se aplican a las obras que están protegidas por derechos de autor. En general, las obras que están protegidas por derechos de autor son: libros, guiones, sitios web, planes de estudio, blogs y cualquier otro tipo de escritos, fotografías y otras imágenes visuales, películas, videojuegos y otros materiales visuales, composiciones musicales, grabaciones sonoras y otros trabajos.
Las licencias Creative Commons no se aplican a cosas tales como ideas, datos u otras cosas que no están protegidos por el derecho de autor. Si usted se ubica en los EE.UU., usted puede encontrar más información acerca de lo que es y no es susceptible de protección de derechos de autor en este sitio. Si usted se ubica en el Reino Unido, visite este sitio. Si usted se encuentra en Taiwán, las disposiciones legales pertinentes son los artículos 9 y 10bis.


2.2. Asegúrese de que tiene los derechos
Antes de adoptar una licencia Creative Commons a una obra, es necesario asegurarse de que tiene la capacidad para hacerlo. Esto significa que usted tiene que estar seguro de que la persona que posee los derechos de autor en la obra está feliz de tener el trabajo hecho bajo una licencia Creative Commons.
Si usted es el creador de la obra, entonces es probable que sea el titular de los derechos de autor y por lo tanto puede licenciar la obra como desea. Si usted hizo la obra como parte de su empleo, su empleador probablemente posee los derechosde la obra y por lo tanto sólo el empleador puede optar por una licencia Creative Commons. Si ha realizado el trabajo conforme a un acuerdo, es necesario revisar los términos de ese acuerdo o la legislación al respecto para ver si los derechos de la obra fueron transferidos a otra persona.
Si usted combina obras preexistentes realizadas por otras personas (a menos que dichas obras sean de dominio público, y por lo tanto no hay nadie de quien se requiere un permiso) o trabaja junto a otras personas para producir algo, usted tiene que estar seguro de que que tiene el permiso expreso y explícito para solicitar una licencia Creative Commons para el resultado final (a menos que su utilización de las obras pre-existentes constituya una excepción o limitación al derecho de autor, y por lo tanto no se requiere permiso o se haya tratado de una simple inspiración). Usted no tiene este tipo de permiso en el caso de, por ejemplo, un CD de Julio Iglesias o de una novela de Gabriel García Márquez, que se compran, ya que estas obras se distribuyen con “todos los derechos reservados” del copyright. Sólo conseguirá ese tipo de permiso, si usted está en contacto directo con la persona, y puede hablar de las licencias Creative Commons con ellos y ellos están de acuerdo con una licencia específica, por supuesto; si usted esta combinando un trabajo que ya posee una licencia Creative Commons, entonces también tendrá los derechos, siempre que su uso sea consistente con los términos de la licencia inicial.


2.3. Asegúrese de entender cómo funcionan las licencias Creative Commons
Antes de aplicar una licencia Creative Commons para su trabajo, debe estar seguro de comprender cómo funcionan. Esto puede hacerse mediante la revisión de las preguntas más frecuentes y / o hacer preguntas específicas y expresar sus inquietudes en los foros de discusión dispuestos para el efecto. A continuación se muestra un resumen de algunos de los elementos clave del modelo de licencias Creative Commons.
¿Cómo funciona una licencia Creative Commons ?
Las licencias Creative Commons se basan en el derecho de autor. Por lo tanto, estas licencias se aplican a todas las obras que están protegidas por derechos de autor. El tipo de obras que están protegidas por derechos de autor son los libros, sitios web, blogs, fotografías, películas, videos, canciones y otros archivos de audio y grabaciones visuales, por ejemplo. Los programas de software también están protegidos por derechos de autor, pero, como se explica en las preguntas frecuentes, se recomienda que no se aplique a ellos licencias Creative Commons.
Las licencias Creative Commons le dan la capacidad de dictar cómo otros pueden ejercer sus derechos de autor en relación con derechos como la posibilidad que itnene otras pesonas de copiar su obra, hacer obras derivadas o adaptaciones de la misma, la de distribuirla y / o ganar dinero con ella. Las licencias no dan la posibilidad de restringir todo lo que está permitido por las excepciones o limitaciones a los derechos de autor, incluyendo, sobre todo, el “fair use” y “fair dealing", tampoco dan la capacidad de controlar todo lo que no está protegido por derechos de autor, como hechos o ideas.
Las licencias Creative Commons se adhieren a la obra y autorizan a cualquiera que entra en contacto con ella a usarla en forma consistente con la licencia. Esto significa que si Juan tiene una copia de la obra de Diego licenciada con Creative Commons, Juan puede dar una copia a Diana y Diana también estará autorizada a usar el trabajo de conformidad con la licencia Creative Commons. Es decir cada uno, Juan y Diana, tienen un contrato de licencia separado con Diego.
Las licencias Creative Commons se expresan en tres formatos diferentes: el Commons Deed (el resumen fácilmente legible), el texto legal (documento en código legal), y los metadatos (código legible por máquina). No es necesario firmar nada para obtener una licencia Creative Commons, sólo se debe seleccionar la licencia desedad en la página Web de Creative Commons ‘licencia’.
Una última cosa que debe entender acerca de las licencias Creative Commons es que todas son no-exclusivas. Esto significa que usted puede permitir que el público en general use su obra bajo una licencia Creative Commons determinada y aun así entrar en una relación en la que se licencia de forma separada y diferente con otra persona usos de la obra de manera no exclusiva, por ejemplo, a cambio de dinero
¿Qué pasa si cambio de opinión?
Este es un punto muy importante. Las licencias Creative Commons no son revocables. Esto significa que usted no puede detener a alguien, que ha usado legítimamente su obra bajo el amparo de una licencia Creative Commons, de usar la obra de acuerdo con los términos de dicha licencia. Usted sí puede dejar de ofrecer la obra bajo una licencia Creative Commons en cualquier momento que desee, pero esto no afectará las autorizaciones de la obra que ya estén en circulación bajo la licencia Creative Commons que haya usado. Así que hay que pensar con cuidado al elegir una licencia de Creative Commons para asegurarse de que está feliz que la gente use su trabajo en consonancia con los términos de la licencia, incluso si luego deja de distribuir su trabajo.
Para algunos creadores y/o licenciantes, esto no es una cuestión importante. Si usted es un aficionado a la fotografía, y acaba de tomar una imagen fresca de la montaña Fuji, puede haber poco riesgo para usted si decide ponerlo a disposición bajo la licencia más libre que reserva unicamente el derecho de atribución. Pero si es un músico que depende de su música para ganarse la vida, usted debería pensar con más cuidado antes de autorizar los usos comerciales de su trabajo creativo. Muchos músicos han descubierto que la oferta de trabajo para uso no comercial puede ser muy gratificante. Pero cualquier cosa más allá de eso requeriría una cuidadosa consideración. Todos admiramos a las almas generosas. Pero si quiere ser generoso, queremos que lo piense cuidadosamente antes proceder.


2.4. Sea específico sobre lo que está licenciando
Usted tiene que ser específico sobre exactamente lo que está licenciando cuando aplica la licencia Creative Commons a sus obras. Tiene la opción de identificar el formato de la obra en los metadatos (texto, audio, video, imagen, interactivo) y debería utilizarla, le permite mayor precisión a laos computadores a la hora de hacer la correspondiente lectura.
Sin embargo, también debería pensar exactamente cuáles elementos de su obra está licenciando. Por ejemplo, en el caso de un sitio web, ¿está usted licenciando sólo el texto o también las imágenes? ¿O también las hojas de estilo y el código que se ejecutan en el sitio? Del mismo modo, si usted hace música con licencia CC que esté disponible para descarga en su sitio, ¿la licencia Creative Commons se aplica tanto a la composición musical y grabación de sonido, así como a ilustraciones y a los gráficos en su sitio? Y recuerde, como se discutió en “Asegúrese de que tiene los derechos” de arriba: es necesario asegurarse de que tiene los derechos de cada elemento que se licencia bajo una licencia Creative Commons.
Tómese un momento para pensar exactamente lo que tiene la intención de licenciar y luego enmarcar sus metadatos y aviso legal en consecuencia, por ejemplo. “Todas las imágenes en este sitio están bajo una licencia Creative Commons [indicar la descripción de la licencia].”


2.5. ¿Es usted miembro de una sociedad de gestión colectiva? Si es así, ¿se le permite licenciar sus obras con CC?
Es necesario verificar con su sociedad. En la actualidad, sociedades de gestión colectiva en Australia, Finlandia, Francia, Alemania, Luxemburgo, España, Taiwán y los Países Bajos funcionan a través de una cesión de derechos (o en Francia, lo que se llama un “mandato” de los derechos que, sin embargo para estos efectos es prácticamente como una cesión) de obras presentes y futuras (lo que efectivamente los convierte en titulares de esos derechos) que gestionan para usted. Así que si usted ya es un miembro de una sociedad de gestión colectiva en jurisdicciones como esas no tiene derecho a licenciar el trabajo usted mismo bajo una licencia Creative Commons, porque los derechos necesarios no están en sus manos, sino de la sociedad de gestión colectiva. Por favor, lea el FAQ o «Preguntas Frecuentes» en la página web del equipo del proyecto Creative Commons de su jurisdicción para obtener más información acerca de este tema o consulte con ellos para informarse.
Creative Commons está iniciando proyectos para aproximarse a las sociedades de gestión en algunas jurisdicciones donde se presenta este problema para tratar de encontrar una solución que permite a los creadores de contenido disfrutar de los beneficios que ofrecen ambos sistemas.




3. ¿Cómo elegir la licencia más adecuada

3.1. En cuanto a las cláusulas de las licencias
En primer lugar, es importante no dejarse engañar por la idea de que los términos de la licencia restringen también al licenciante. Es un error bastante generalizado pensar que un autor aplica una licencia con la posibilidad de modificar el trabajo, por que tiene miedo a ser incapaz de modificarlo; o que aplica la licencia con la posibilidad de comercializar el trabajo porque en el futuro tiene la intención de comercializarlo.
Este enfoque no tiene mucho sentido y refleja la confusión sobre el funcionamiento básico de las licencias. Se debe tener en cuenta que la función esencial de las licencias es comunicar al público, a los licenciatarios, sobre los usos que se conceden libremente y bajo qué condiciones. El licenciante, como titular de los derechos de autor, siempre tiene la posibilidad de hacer lo que no está permitido por la licencia. Por otro lado, el criterio para la selección de ciertos tipos de cláusulas suele ser al revés: si elijo el término “no comercial” es precisamente porque quiero reservarme el derecho de comercializar el trabajo para mí (o, posiblemente, para un editor o una agencia con quien tengo relaciones contractuales), prohibiendo la comercialización a los demás.
Lo mismo sucede con la cláusula “No Derivados".


3.2. En cuanto a la actualización de las licencias
Desde el punto de vista de la licenciante, podemos decir que lo mejor es adoptar la versión más reciente disponible de las licencias, de modo que usted puede tomar ventaja del proceso implementado por el equipo de abogados de Creative Commons. De ello se desprende que en el caso de la publicación de una nueva versión de la licencia, se recomienda la actualización de la notificación del licenciamiento y el enlace a la nueva licencia.
Pero no podemos excluir los casos en que el licenciante considera que una versión anterior de la licencia es mejor y que no quiere poner al día el aviso de licenciamiento de los derechos patrimoniales de autor.


3.3. En cuanto a la jurisdicción
La elección de la jurisdicción es uno de los aspectos más delicados, ya que requiere algunas bases de derecho internacional. Por otra parte, el aspecto legal se complica aún más por el aspecto social y tecnológico; desde cuando las licencias Creative Commons han sido diseñadas principalmente para el mundo digital, es muy difícil circunscribir la vida de la licencia a una jurisdicción específica de antemano.
Vamos a explicar mejor. En primer lugar, consideramos que el criterio para elegir la jurisdicción más apropiada no es tanto la nacionalidad del licenciante, sino más bien el contexto en el que el trabajo se juega la parte principal de su vida. Así, en un caso hipotético, si tenemos un autor italiano que escribe una novela en francés, pero la novela está pensada principalmente para el mercado belga, la jurisdicción belga será la más indicada. Esto es cierto al menos en principio, pero tenga en cuenta que la elección de la jurisdicción implica algunas consecuencias jurídicas importantes: de hecho, en un posible litigio sobre el uso de esta obra, hay que remitirse a las reglas de Bélgica, y en algunos casos estar listo para iniciar una demanda civil ante un tribunal belga.
Es muy difícil incluso para los expertos hacer las evaluaciones, ya que en el mundo globalizado de las comunicaciones de hoy no se puede predecir a ciencia cierta en qué contexto el trabajo se distribuirá principalmente y por cuánto tiempo.
Estas son reflexiones más bien teóricas e hipotéticas; para un correcto diagnóstico es necesario evaluar cada situación. En la mayoría de los casos una licencia “no localizada", escrita para una audiencia internacional es la opción más razonable, y es la opción por omisión en sistemas que utilizan licencias Creative Commons pero no tienen su versión localizada.




4. Sugerencias legales
Vamos a empezar con una suposición lógica simple pero fundamental, que está conectada con lo anterior sobre los mecanismos subyacentes de las licencias. Desde hace siglos el modelo de referencia para la gestión de derechos de autor ha sido el modelo “todos los derechos reservados", de lo que se deduce que cualquier obra en con la que nos encontramos responde al modelo de protección integral, ya sea que se identifique con una advertencia específica o no. En otras palabras, si navegando en la web nos encontramos con una imagen, texto, música, etc., y no tenemos ninguna garantía de que el titular de los derechos ha autorizado su uso libre de alguna manera, hay que abstenerse de cualquier operación, para protegernos de posibles medidas cautelares y de litigios por infracción al derecho de autor.
Por lo tanto, pasando a la perspectiva del titular de los derechos, si permitimos ciertos usos libres de nuestro trabajo debemos mencionar de manera explícita y claramente, de modo que cualquier usuario (incluso al azar) de nuestro trabajo puede entender nuestra elección y tomar ventaja de ella.


4.1. El aviso de derecho de autor
Si las obras se encuentran en formato digital, o se distribuyen en un medio físico, la solución más banal y más intuitiva es poner un cartel informativo sobre los derechos de autor en la obra (o estrechamente vinculado con ella) para especificar los tres datos esenciales: el nombre del titular de los derechos, el año de publicación de la obra (es decir, el año en el que los derechos empezaron a ejercerse) y el tipo de licencia que se aplica a la obra.
No hay que olvidar ninguno de estos datos e incluir el enlace de forma correcta y completa. Un aviso inexacto (o contradictorio en sí mismo) socaba la función de comunicar la información con valor legal.
Sin embargo, consideramos que, en el caso de las licencias Creative Commons adoptadas a través de la inserción de código HTML en páginas web (ver detalles en la siguiente sección), un proyecto de nota de derecho de autor aparece en la parte inferior de la página web. Nada nos prohíbe el enriquecimiento de este texto breve con más información, o de embellecimiento mediante la sustitución de ciertas palabras. Lo que importa es que la sección con el enlace a la licencia se mantenga intacta y el resultado final sea claro y consistente con lo que tiene que ser expresado.


4.2. El uso de logos y “efectos visuales”
Como hemos visto, Creative Commons ha puesto mucho énfasis en la eficacia semántica de las imágenes, es decir, los pequeños iconos y botones con los que sus gráficos sugerentes identifican las licencias y otras diversas herramientas de Creative Commons. Además de las relacionadas con las cláusulas individuales, hay una genérica (y quizás la más común) con el símbolo Creative Commons que es el doble círculo C, y la frase “algunos derechos reservados”.

cc.primary

De otra parte, es importante tener en cuenta que estos son elementos que tienen principalmente el objetivo de embellecer y difundir, de manera que los usuarios puedan entender y reconocer con mayor eficacia las licencias y otros instrumentos de Creative Commons. Sin embargo, los logotipos y las imágenes no tienen valor legal significativo en el sentido que sólo una de estas imágenes puede no ser suficiente para explicar la disposición del licenciante si no están vinculados a un apropiado aviso o (cuando sea posible) a un enlace al texto de la licencia.
Echemos un vistazo a la perspectiva de un usuario genérico de nuestra obra licenciada con Creative Commons, quien, sin saber en lo más mínimo lo que es una licencia de Creative Commons, consigue un CD o un libro que sólo muestra la información visual de la licencia o - peor aún - el botón de genéricos con la doble C en círculos y las palabras “algunos derechos reservados". Con estas instrucciones generales el usuario no puede rastrear la verdadera voluntad del licenciante, y por lo tanto la función de la información visual no es suficiente. En cambio, esto puede ser diferente si nos movemos en el entorno digital y en línea; si se tra ta de una obra publicada en la Red, un simple botón puede ser suficiente para informar al usuario haciendo clic, el texto del aviso o directamente ingresando al texto de la licencia (ya sea al “resumen fácilmente legible” como al “código legal”), allí la intención aparece clara e inmediatamente.
La cuestión se vuelve aún más delicada si hacemos algunas consideraciones en lo que respecta al derecho de marcas y la protección de signos distintivos.
En efecto, como se indica en la web oficial de la página de las políticas para el uso de las marcas comerciales CC, «la doble C en un círculo, las palabras y el logotipo de “Creative Commons", los diversos botones de la licencia Creative Commons, y cualquier combinación de los anteriores, ya sea integrado en un todo más grande o de forma aislada, son marcas comerciales de Creative Commons». El propósito es aclarar que todas las marcas (logotipos, marcas, imágenes) son objeto de protección jurídica, y que el titular del derecho es la Fundación Creative Commons. Los usuarios de las herramientas ofrecidas por Creative Commons pueden utilizar libremente, pero en estricto cumplimiento de las políticas dictadas por el ente.

cc.logo

En el uso del logotipo de Creative Commons, la página ya mencionada que está dedicada a las políticas explica que «Creative Commons licencia el uso de la marca registrada y el logo CC en el contexto de sus Puntos Básicos de Derecho de Autor para el Licenciamiento Público (que se muestra inmediatamente a la derecha) con la condición de que el licenciatario use la marca enlazándola al sitio de y sólo al sitio de Creative Commons o al “resumen legible", en el servidor de Creative Commons o de cualquier otra forma la use para describir la licenica de Creative Commons que aplica a una obra en particular; en la medida en que el licenciatario esté usando la marca en un entorno en línea, los licenciatarios no puede alterar o eliminar el hipervínculo incrustado en el logo en la forma como está disponible en la página web de Creative Commons ».
A pesar de que Creative Commons ha mostrado cierta flexibilidad y tolerancia en el uso de sus logotipos, siempre tenemos que tener en cuenta que cualquier uso no autorizado de una marca puede suponer - en principio - una disputa legal. Por lo tanto, siempre es recomendable atenerse estrictamente a las políticas de Creative Commons. Para otros usos no previstos en las políticas, es mejor ponerse en contacto con los responsables del proyecto para obtener la autorización correspondiente.





5. Paso a paso para la elección de una licencia
Para aquellos que todavía no han adquirido suficiente familiaridad con las licencias, Creative Commons ha desarrollado un proceso interactivo para elegir y aplicar una licencia que es el más cercano a las necesidades del licenciante: está en el sitio web oficial en http://creativecommons.org/choose/?lang=es.
Veamos cómo aparece la captura de pantalla en la guía:

choose-license

En esencia, para hacer las cosas más simples e intuitivas el sitio presenta algunas preguntas para deducir cuál de las seis licencias Creative Commons mejor se adapte a nuestras necesidades como licenciantes.
La primera pregunta es “¿usos comerciales de su obra?” Y hay dos respuestas possibile: “sí” o “no".
La segunda pregunta es “¿Quiere permitir modificaciones de su obra?” Y a esta pregunta se ofrecen tres posibles respuestas: “sí", “no” y “sí, mientras se comparta de la misma manera".
Posteriormente, la pantalla ofrece la opción de elegir la jurisdicción. Desplazándonos hacia abajo, aparecen todos los países del mundo (precisamente, los países donde se ha finalizado el proceso de localización de las licencias). A continuación, podemos elegir la jurisdicción más apropiada, sobre la base de los criterios que hemos mencionado anteriormente. También es posible no indicar ninguna jurisdicción en particular, dejando la opción “internacional". Esto es conveniente, por ejemplo, en los casos en que no es posible hacer una evaluación objetiva sobre la jurisdicción que será frecuente en la vida de nuestra obra, y por lo tanto vamos a utilizar una licencia “Internacional"; corresponderá a quienes analicen el caso específico (jueces, abogados, consultores) identificar la jurisdicción correcta y la ley aplicable.
Por último, también hay una parte dirigida a obtener alguna información adicional sobre a través de algunos campos abiertos que el licenciante puede rellenar o dejar en blanco.
Los datos que usted decide aportar más tarde se incorporarán dentro de los metadatos que constituyen el código digital; por supuesto, si usted desea hacer su obra más disponible y reconocible debería proporcionar tanta información como le sea posible
Los campos a rellenar se refieren a:
• el formato de la obra (audio, video, imagen, texto, dataset, interactivo o de otro tipo);
• el título de la obra;
• el nombre del autor o titular de derechosusuarios de la obra deberán declarar en el cumplimiento de la atribución (presente en todas las seis licencias);
• la dirección URL (la dirección web específica) que enlazará a quienes usen o redistribuyen la obra;
• la fuente de la cual se toma la obra (en el caso de una obra que ya viene de otra publicada previamente);
• la dirección exacta de la página web en la que el licenciante, pueda permitir otros usos, además de los ya concedidos por la elección de la licencia.
Una vez que haya completado todo lo en que usted está interesado, puede hacer clic en la opción “Seleccionar una licencia” y será remitido a la página de la licencia que corresponde a sus preferencias. Entonces usted puede ver el resumen fácilmente legible, que será visto por los usuarios cuando visiten su página web.
En cuanto a este resumen fácilmente legible obtenido, se pueden encontrar todos los elementos de que hemos hablado en estas páginas: el nombre de la licencia por escrito en su totalidad, la versión completa y la jurisdicción (también destacada por la información de la bandera que aparece en la parte superior derecha), hay una división del texto en dos partes principales: la primera relacionada con la libertad de los licenciatarios, y la segunda relacionada con las condiciones establecidas por el liecenciante con algunas aclaraciones adicionales, insertas al final del texto.
Por último, encontramos el enlace al formulario de texto legal de la licencia.
Obviamente, si usted lo que va es a publicar una obra en un medio físico (como un libro, un CD o un DVD) en lugar de en línea y desea utilizar el resumen fácilmente legible como su aviso de licencia, es aconsejable añadir una declaración al final del texto que muestre la dirección web completa para que el usuario puede encontrar el texto legal. De esta manera, si un usuario no es consciente de Creative Commons y tiene un libro, un CD o un DVD con este resumen insertado, él sería capaz de leer y conocer las condiciones que tiene la obra, mediante la lectura del texto completo de la licencia.




6. Sugerencias técnicas
Cuestiones técnicas relacionadas con la difusión de las obras bajo licencias Creative Commons son complementarias unas de otras y pueden variar en función del punto de vista de la persona que las considera: si usted es un escritor o productor, está en su interés garantizar la correcta aplicación de licencias CC a fin de que aquellos que buscan trabajos publicados con un determinado tipo de licencia puedan encontrarlos más fácilmente. Sin embargo, si estamos en el otro lado (es decir, en el lado del usuario que busca las obras bajo licencias CC), podemos hacer nuestra investigación y llegar a una mejor selección si el licenciante ha incluído la licencia para la obra observando todas las necesarias precauciones técnicas. Como podemos imaginar, las siguientes consideraciones pueden atribuirse únicamente a las obras publicadas en formato digital y difundido a través de Internet. Por lo tanto no se refieren únicamente a las obras publicadas en soporte material.
Hay varias maneras de publicar y distribuir archivos de una obra que circula en línea, algunos que requieren una cierta familiaridad y el conocimiento de las tecnologías de Internet, otros que son más simples y más intuitivos. Recientemente, con el advenimiento de la “web 2.0", hay diferentes servicios que ofrecen un conjunto integrado de opciones (espacio web para alojar el archivo, el etiquetado y los procesos más avanzados de licencias, etc.). No podemos, por supuesto, ofrecer una visión completa de todos los servicios disponibles con su modo de operación actual. Vamos a limitar nuestra discusión por tanto sólo a algunos principios básicos para aclarar y analizar los servicios más comunes, en relación con otras fuentes para continuar así el debate de los rasgos distintivos.
El proceso de elección de una licencia, que discutimos anteriormente, tiene como objetivo proporcionar un conjunto de metadatos que identifiquen la licencia que elijamos. Mediante la inserción de estas líneas de código en la estructura HTML de nuestra página, siempre vamos a ver la nota de derecho de autor y el botón con un enlace a la escritura de la licencia “resumen fácilmente legible” en la parte inferior de la página.
Por lo tanto, si asumimos que queremos lanzar una película con licencia CC, y ya tenemos nuestro sitio web, tenemos que hacer lo siguiente: crear una página web especial, insertar el archivo de vídeo, mostrar la página en “modo de código", copiar (con el clásico comando “ctrl-c”) las líneas de metadatos que aparecen al final del proceso de elección, pegr (con el clásico “ctrl-v”) los metadatos al final de la página HTML, antes de “</ body> < / html> “. Este proceso se basa en un sistema conocido en términos técnicos como Resource Description Framework (RDF) y funciona de manera uniforme con todo tipo de archivos, ya que no operan directamente en el código del archivo sino en la página web que aloja el archivo.


6.1. Marcado de las obras Creative Commons: aspectos generales
También se recomienda mostrar la licencia dentro de la propia obra, sobre todo si su contenido puede ser compartido en línea o mostrarse en un medio físico. Diferentes tipos de contenido tienen limitaciones diferentes, pero el marcador debe contener:

1. La dirección URL completa (link) a la licencia.
Ejemplo: http://creativecommons.org/licenses/by/3.0/us/

2. Opcionalmente, los iconos de la licencia Creative Commons, incluyendo el logotipo de CC.

Los iconos de CC pueden ser descargados de la página Kit de prensa en http://creativecommons.org/about/downloads. Los marcadores y los topes de vídeo están disponibles en el wiki de CC, pero también cada persona puede hacer su propio.
También puede incluir un aviso de dereho de autor indicando el(los) autor(es) y la fecha de creación. La frase “algunos derechos reservados” puede ser utilizada para diferenciar el valor predeterminado “Todos los derechos reservados” del aviso de derecho de autor.
Dado que cada licencia CC representa un conjunto diferente de permisos y restricciones, es importante tener en cuenta la licencia específica que se use.
Visualizar sólo el icono de “Creative Commons”, o “algunos derechos reservados” no es suficiente, siempre hay que incluir la dirección URL completa.
Con el fin de que otros puedan dar crédito por su trabajo, es preferible dar un nombre de atribución y la URL. Si su trabajo es un derivado o remix, también hay que atribuir debidamente al(los) creador(es) original(es).
A menos que el(los) creador(es) haya(n) especificado lo contrario, haciendo gala de su nombre(s) y una dirección URL (si procede) es la atribución adecuada.


6.2. Marcado de tipos específicos de archivos
Los documentos de texto o basados en texto, deben contener un marcador de CC - donde deba ir el aviso de derecho de autor, sea en el pie de página o en la portada. Para los documentos que contienen imágenes, los marcadores idealmente deberían incluir los iconos de CC y la URL completa de la licencia. Para documentos de texto plano, los iconos de CC puede ser reemplazados con el nombre de la licencia (por ejemplo, Creative Commons Atribución-No Comercial, 2.5 Colombia) o la abreviatura (por ejemplo, CC BY-NC, 2.5 Colombia). En ambos casos, la dirección URL completa de la licencia debe ser incluida. Un aviso de derecho de autor con el nombre del(los) autor(es), la fecha y el símbolo ©también debe ser incluido.
Para las imágenes, un marcador de CC - texto gráfico o la línea con la licencia - debe aparecer dentro o cerca de la imagen.
Los Marcadores deben incluir los iconos de CC y la URL completa de la licencia. Par las capturas de de texto plano los iconos de CC pueden ser reemplazados con el nombre de la licencia (por ejemplo Creative Commons Atribución) o la abreviatura (por ejemplo, CC BY). En ambos casos, la dirección URL completa de la licencia debe ser incluida. Un aviso de derecho de autor con el(los) autor(es), la fecha y el símbolo © también debe incluirse.
Hay una variedad de formas de marcar el audio. Una opción es una cortinilla de audio - un clip de sonido breve al principio o al final de la obra de audio que indica el(los) autor(es) y la licencia CC. Si graba su propia cortinilla, asegúrese de incluir el URL completo de la licencia y/o el nombre completo de la licencia (incluyendo número de versión). Un aviso de derecho de autor indicando el(los) autor(es) la fechay el símbolo ©también debe ser incluida.

Ejemplo de script:
Excepto cuando se indique lo contrario, esta obra está bajo una licencia [licencia].
© 2011, [autor]. Algunos derechos reservados.

Otra forma de marcar el audio es un marcador de CC - un gráfico o una línea de texto indicando la licencia elegida- al lado del archivo (en una página web) o en las notas de créidto (para medios físicos). Para más información sobre los marcadores de CC, vea la forma de marcar la imagen que se explicó más arriba.
Los vídeos deben contener una cortina - un aviso al principio o al final del vídeo que indica el(los) autor(es) y la licencia de CC. Si usted hace su propia cortina de vídeo, asegúrese de incluir los iconos de la licencia CC (incluyendo el logo de CC) y la URL completa de la licencia. Los iconos de CC pueden ser reemplazados con el nombre de la licencia o la abreviatura. Un aviso de derecho de autor indicando el(los) autor(es), fecha y el símbolo © también deben ser incluidos.
Otra forma de marcar los vídeos es con un marcador de CC - un gráfico o una línea de texgo que indique la licencia - al lado del archivo (en una página web) o en las notas de crédito (para los medios físicos). Para más información sobre los marcadores de CC, vea Marcar la imagen de arriba.



6.3. Publicar su trabajo a través de un sitio de redes sociales o en un sistema de intercambio de archivos
Sitios de redes sociales como YouTube, Flickr y MySpace son una opción popular para la publicación y distribución de contenido. Algunos sitios como Flickr (para compartir fotos), ccMixter (comunidad de la música y remix), y Scribd (documentos compartidos) le permiten seleccionar una licencia para su trabajo desde el propio sitio web. Para los sitios que carecen de esta funcionalidad, se recomienda cortar y pegar el código HTML generado por el sistema de selección de la licencia (http://creativecommons.org/license/), en el campo de descripción, de manera que los usuarios sepan que su trabajo está bajo licencia CC.
Finalmente, siempre existe la posibilidad de utilizar programas para compartir archivos como Emule, Morpheus, BearShare, con la que compartir otro tipo de archivos. Por lo tanto, podemos difundir nuestros trabajos también poniendo estos archivos en la carpeta compartida de nuestro software, de esta manera aquellos que están conectados a la misma peer-to- peer de la red podrán ver nuestros archivos. Algunos de ellos también tienen una opción de búsqueda para buscar los archivos que contienen RDF metadata. Si queremos hacer aún más visible para los usuarios que la obra está bajo una licencia Creative Commons, también podemos escribir en el nombre del archivo, posiblemente usando las abreviaturas más comunes (por ejemplo, “CC by-nc-sa", para informar de una obra licenciada bajo Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Compartir Igual).



6.4. Encontrar obras bajo licencias Creative Commons
Si hacemos clic en “buscar” en la página web de www.creativecommons.org, ésta inmediatamente nos redirige a la página web http://search.creativecommons.org. Se trata de una página creada por Creative Commons para facilitar la búsqueda de trabajos publicados bajo CC. En el campo de búsqueda puede introducir una o más palabras clave e incluso especificar qué desea hacer con el trabajo, sólo por comprobar las dos opciones a la derecha: 1) “uso para propósitos comerciales”, 2) “modificar, adaptar, editar”.
Una búsqueda iniciada a través de esta página utiliza los motores de búsqueda de Google o de otros busccadores que pueden llevar a cabo búsquedas específicas sobre los contenidos con licencias Creative Commons.

search-page

Finalmente, podemos buscar una forma más inmediata a través de algunas versiones de Mozilla Firefox, que incorporan un pequeño campo de búsqueda en la parte superior derecha, junto a la dirección web. Al hacer clic en el menú desplegable (que, como la opción por defecto suelen dar la “G” de Google) está el símbolo con la doble C de Creative Commons.




APPENDIX I
LAS LICENCIAS
(Resumen fácilmente legible)

Atribución: http://creativecommons.org/licenses/by/3.0

Atribución - Compartir bajo la Misma Licencia: http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0

Atribución - Sin obras derivadas: http://creativecommons.org/licenses/by-nd/3.0

Atribución - No Comercial: http://creativecommons.org/licenses/by-nc/3.0

Atribución - No Comercial Compartir bajo la Misma Licencia:
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0

Atribución - No Comercial Sin obras derivadas: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0



APPENDIX II
CREATIVE COMMONS EN AMÉRICA LATINA: UNA PERSPECTIVA COMPARADA

Resumen: El acceso abierto se ha convertido en un estándar deseable para las publicaciones académicas y científicas y su implementación suele asociarse con el uso de las licencias Creative Commons, especialmente para las publicaciones en línea. El artículo busca mirar estas publicaciones en la región desde la óptica de la filosofía del acceso abierto y del uso de esas licencias, analizar su penetración, las oportunidades que generan, las ventajas que hacen evidentes, e incluso los retos y desventajas que afrontan. El análisis comparativo permite extraer algunas conclusiones útiles para prever posibles rutas en el futuro del sector, particularmente en lo atingente a la armonización de las prácticas de licenciamiento de contenidos con los modelos y políticas de las editoriales universitarias de América Latina.

ARTÍCULO: Link.




APPENDIX III
A CC REL GUIDE

This resource assumes some basic knowledge of HTML and RDFa. Many of the later examples build on ideas from previous examples. If there is something in an example that isn't explained, check previous examples for an explanation.
Validating your RDFa can help you catch syntax errors or other problems with your metadata. For more information on RDFa validation, see the How-tovalidate page on the RDFa wiki (http://rdfa.info/wiki/How-to-validate).
This resource contains material adapted from “ccREL: The Creative Commons Rights Expression Language" by Creative Commons, which is available under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License (http://creativecommons.org/projects/ccrel).